¿Qué es inteligencia de negocios?

La inteligencia de negocios es la parte de la gestión empresarial encargada de la recogida, procesamiento y presentación de información relevante que facilite la toma de decisiones.

Actualmente la inteligencia de negocios suele asociarse a las tecnologías de la información, aunque en realidad incluyen un campo mucho más amplio. La tecnología es simplemente una forma de facilitar esta función. De hecho todas las empresas e instituciones cuentan con un sistema de inteligencia de negocios, muchas veces manual, aunque puede que no sean totalmente conscientes de este hecho

Además de proporcionar la información que los usuarios del sistema necesitan, los modernos sistemas de inteligencia de negocios son capaces de detectar amenazas y oportundiades de manera automática y notificárselas al usuario adecuado en cada momento. Esta es una funcionalidad más reciente que se implementa mediante sistemas de alerta que se "disparan" cuando algún valor o parámetro establecido se sale de los márgenes de seguridad establecidos.

Un sistema de inteligencia de negocios se compone de fuentes de información, modelos, usuarios y medios técnicos. La función principal del sistema es recopilar información de todas las fuentes relevantes, validarla, procesarla y entregarla en el formato adecuado a los usuarios que la necesiten. El modelo de datos nos define la forma de procesarlos para convertirlos en información. La eficacia de un sistema de inteligencia de negocios, se puede medir en base a varios parámetros:

1. Rapidez

Es la capacidad del sistema para ofrecer la información solicitada en el menor tiempo posible. No hay que olvidar que el valor de la información depende muchas veces de su momento de consumo. La información ha de estar disponible en el momento en que se neceista, tenerla más tarde muchas veces le quita todo su valor.

Para lograr esto no sólo es necesario un sistema potente, también es necesario crear un modelo de datos o capa lógica con la flexibilidad suficientes como para poder dar respuestas a cualquier clase de preguntas que pueden surgir durante la explotación del sistema.

2. Fiabilidad

Se refiere a la calidad de la información. Un sistema que no ofrezca información fiable puede conducirnos a tomar decisiones erróneas.

Muchas veces la información de valor se obtiene a partir de fragmentos que han de ser agregados y procesados, en este proceso la integridad de los datos puede ser alterada. Para ofrecer una mayor fiabilidad a los usuarios el proceso de tratamiento de los datos ha de tener un cierto nivel de transparencia y trazabilidad, permitiendo a partir de qué datos se ha obtenido una información y a qué tratamiento han sido sometidos esos datos para llegar al resultado ofrecido.

3. Nivel de abstracción

Es la capacidad de dar respuesta a preguntas complejas en base al procesamiento de unidades más pequeñas de información. Ej. Para saber la media de pedidos devueltos por semana, hay que localizar todos pedidos devueltos en los registros de la empresa de un años y y dividirlo por el número de semanas. En la medida en que el sistema pueda realizar más tareas de este tipo, más trabajo evitará a los usuarios.

Nuevamente para que un sistema pueda ofrecer un alto grado de abstracción es necesario diseñar un modelo de datos sólido. Además de eso es necesario tener un nivel de comprensión elevado de la lógica del negocio y del papel que desempeñan cada uno de los datos aportados.

Un ejemplo también típico de nivel de abstracción es la capacidad de saber los beneficios de una empresa en base a los múltiples apuntes de ventas y de gastos de todo un año. En este caso utilizamos miles de datos, que por si sólos tienen muy poca significación para poder lograr una información relevante que facilitará la toma de decisiones.

4. Navegación en profundidad

Es la capacidad de pasar de cuestiones más globales o a otras más concretas. Por citar un ejemplo, podemos estar consultando las ventas globales de la compañia por meses, si desde ese informe podemos acceder mediante un enlace sobre las ventas de ese mes por clientes, entonces decimos que tiene profundidad, ya que nos permite navegar por los datos de manera relacionada conforme nos van surgiendo inquietudes.

Siguiendo con el ejemplo del informe sobre beneficios, un report con navegación en profundidad debería permitirnos acceder fácilmente a ventas por productos, gastos por departamento, ventas por mes y así. Esto es navegación en profundidad. Si por ejemplo desde las ventas anuales, pudiéramos acceder a las ventas por mes de cada producto estaríamos añadiendo un nivel más de profundidad.

5. Presentación de la información

Cuanto menos esfuerzo necesite el usuario para interpretar la información, mejor será el rendimiento del sistema en este aspecto. En este apartado es clave el esfuerzo hecho en el diseño visual de los informes, cuadros de mandos y otros elementos de visualización. No solamente se trata de conseguir que los informes tengan un buen aspecto, lo que se busca es que la estructura visual facilite la interpretación. Más allá de una simple cuestión estética, un buen trabajo en la presentación de informes mejora el retorno de la inversión de nuestra solución  BI.

Si tenemos dos informes sobre un mismo asunto el mejor será aquel que requiera de menos de tiempo para su comprensión por parte del usuario.

En nuestro blog: porlaempresa.com pueden encontrar una gran cantidad de artículos que les serán de ayuda para profundizar un poco más en el tema. Lo más importante de la inteligencia de negocios son las ventajas que aporta a su empresa, a continuación le dejamos unos enlaces de interés: