Costes de la Inteligencia de Negocios

Los costes de implantación de un sistema de negocios son de dos tipos humanos y técnicos. Dentro de los técnicos se incluyen el software, equipos, dispositivos y todo tipo de infraestructura necesaria para la puesta en marcha del sistema. Para la gran mayoría de las empresas este apartado no suele suponer más de una cuarta parte del coste total del proyecto. Muchas veces incluso se pueden aprovechar los servidores existentes en la empresa o incluso optar por paquetes de software libre, que reducen el coste a desembolsar en concepto de licencias.

El principal coste de poner en marcha un sistema de inteligencia de negocios, son las horas de trabajo necesarias. Estas horas pueden ser cubiertas por personal propio o ajeno.  Por muy profesional  que sea el personal de TI de la empresa que va implantar una solución BI, será necesario una implicación por parte del resto de la empresa, cuanto mayor sea más aumentarán las posibilidades de éxito del proyecto.  

A nivel interno es importante dedicar el tiempo y esfuerzo necesario al proyecto, porque el beneficio que saquemos del sistema irá en relación directa con lo que hayamos invertido en él. Aunque es posible que una empresa pueda afrontar un proyecto con sus propios medios, esto suele terminar siendo una opción muy cara. A menos que el personal haya participado en varios proyectos de implantación de un sistema BI, el tiempo a invertir será mayor que el que emplearía un equipo con experiencia consolidada.

Otro concepto a tener en cuente es el de Coste Total de Propiedad. Es decir, tenemos que medir la rentabilidad del proyecto no sólo en base a al coste del proyecto, sino al coste total que nos va suponer el disponer de la solución durante un periodo de amortización determinado. Aunque es prácticamente imposible calcularlo con precisión por culpa de las contigencias, sí que es conveniente establecer una provisión de recursos que serán necesarios para mantener y ampliar la funcionalidad del sistema.